Teruel , ciudad patrimonio de humanidad – España

La imagen más característica de Teruel siempre ha sido la de sus torres mudéjares, todas con románticas y tristes leyendas de amores y muerte. Las más antiguas son las de la catedral y la de San Pedro. Al lado de ésta se encuentra la famosa capilla de los Amantes.

Todo comenzó con el hallazgo de un par de momias allá por el siglo XVII a las que se identificó con una antigua leyenda, de cuatro siglos antes, que corría por la ciudad: un joven que regresaba junto a su amada tras conquistar fama y honores se la encontró casada con otro por obligación paterna. Él murió de pena, y ella al día siguiente. El bello mausoleo con las manos de ambos entrelazadas es visita casi obligada.

mausoleo_amantes_teruel–644×362

Las torres mudéjares de San Martín y del Salvador también tienen su leyenda. Dos famosos arquitectos árabes de la ciudad estaban enamorados de la misma joven, y a ésta no se le ocurrió otra idea que decidir elegir al que levantara la mejor torre. Se terminó primera la de San Martín, pero quedó un poco torcida; el enamorado no pudo soportar perder a su amada y se arrojó desde lo alto.

_torre_5df2716b

Cuando se terminó la del Salvador, la joven se casó con el ganador. El altar de esta iglesia está presidido por un impresionante Cristo del siglo XIII, que llegó flotando por el río y es conocido como de las tres manos debido a una curiosa historia. Cuentan que un perseguido se es­condió detrás de la imagen, pero fue descubierto por la mano con la que se sujetaba a su costado. Cuando se acercaron a detenerle vieron que ésta había quedado grabada, como si el Cristo hubiese querido proteger al fugitivo.

plaza-del-torico-teruel-espana-1301895413-g

La realidad menos poética, es que la imagen debió de pertenecer a un retablo y la mano era de una figura lateral. En medio de la plaza de Teruel se alza la columna coronada por el famoso torico, símbolo de la ciudad. Se fundó en lugar sagrado, en el sitio señalado por un toro y una estrella. Hace un par de años la Unesco declaró esta ciudad Patrimonio de la Humanidad y se prohibió que los aviones del campo militar de Caude, a 12 kilómetros, sobre volaran la ciudad, acostumbrada a ver romperse con frecuencia los cristales.

800px-Museo_provincial_de_Teruel_portada

Pero si se quiere conocerá fondo todo lo relativo almu dejar lo mejor es visitar el museo de la ciudad alojado en la Casa de la Comunidad, del siglo XVI. Del XII al XV fue el período de esplendor de Teruel, cuando se levantaron sus famosas torres y se fabricó la cerámica de característico color verde, de la que se han encontrado numerosos ejemplares.

hi-centro-teruel
plato-ceramica-teruel
punter_006

Herederas de aquellas piezas son las que sigue elaborando Domingo Punter (el último de una larga saga), como la llamaba jarra mudéjar (27,95€ 4.650 pesetas), la de pico de cigüeña (12,77€ 2.125 pesetas) o el botijo con forma de torico (13,79€ 2.295 pesetas).Para completar la herencia árabe queda aún una última visita: el pozo del siglo XII en la cercana localidad de Cella, camino de Zaragoza. Se trata de un curioso estanque circular de aguas frías y claras donde se pescan truchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *