Los Esteros del Iberá, una inmensa reserva natural en Argentina

Los Esteros del Iberá es una inmensa reserva natural emplazada en la provincia de Corrientes de Argentina, un lugar de pantanos, juncos, carpinchos, yacarés y balsas entre islas entrelazadas que conforman los Esteros del Iberá conjuntamente con cientos de riachos, lagunas, arroyos, embalsados y bañados situados en Mercedes, provincia de Corrientes.

Iberá se extiende por un millón de hectáreas sobre los antiguos lechos del río Paraná, por lo cual lo convierte en el segundo humedal más extenso del mundo después del pantanal brasilero. A pesar de la distancia que lo separa de los centros urbanos es sencillamente fácil llegar desde Colonia Carlos Pellegrini, un poblado rural con un poco menos de mil habitantes ubicado sobre Iberá para adentrarse a los pantanos a caballo y recorrer senderos de malezales y lagunas de no más de tres metros de profundidad por medio de botes guiados por los baqueanos.

esteros-ciervo

Los Esteros del Iberá conservan toda su estructura geográfica con su integridad natural de variada fauna y especies que se encuentran en amenaza de extinción y encontraron en este lugar un refugio para la reproducción como el ciervo de los pantanos, el lobito de río, el venado de las pampas, el yacaré overo, el mono aullador, el carpincho, el aguará guazú, un tipo de lobo que se sale por la noche para cazar roedores. Se tiene la idea de recuperar el yaguareté, un animal extinguido hace cien años y de los que hay pocos ejemplares en las zonas cercanas a Chaco y Misiones, provincias contiguas.

26169_photo_608x608

En cuanto a su flora podemos decir que es de gran variada belleza destacándose el irupé, el camalote, plantas acuáticas que forman los embalsados, conglomerados de vegetación y tierra flotante como si fuesen grandes islas a la deriva. Originadas en los camalotes sus raíces se entrelazan y acumulan tierra convirtiéndose finalmente en un islote sobre el que conviven distintos animales y donde también crecen nuevas especies vegetales.

AyuiAereaWide

Debido a los vientos y las corrientes, los embalsados van cambiando su fisonomía geográfica apareciendo y desapareciendo como tierras móviles de un día al otro por eso para conocer los esteros lo mejor es hacerlo a partir de la navegación y explorar con un bote toda la geografía del lugar y entrar en contacto con los animales disfrutando de la naturaleza. No queda dudas que los Esteros del Iberá es una inmensa reserva natural para cuidar, proteger y conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *